Accesorios infinitos para engrandecer el reino de nuestro Señor.


*All content by
Aleph Accesorios ®
Fija los ojos en lo que está frente a ti. Proverbios 4:25

Esas experiencias que tuviste, lo que sentiste y las personas con quienes las compartiste, te hacen sonreír cuando las recuerdas y tal vez hasta has pensado “si pudiera vivirlas de nuevo…”, ¿verdad? Pero son parte del pasado.
Al inicio del año, falleció el escritor mexicano José Emilio Pacheco, quien en una entrevista opinó que "la nostalgia no existe, yo estoy en favor de la memoria, de que no se olviden las cosas, no de decir que fueron mejores. No se puede idealizar ningún pasado…"; si lo pensamos bien. es totalmente cierto. 
Ahora recuerda lo que te hizo madurar: tristeza, dolor, soledad, ansiedad, amargura, frustación, depresión… ¿ya entendiste porqué debes fijar los ojos en lo que está frente a ti? El pasado quedó atrás, perdónalo, porque lo que viene en tu vida es mejor. En el momento en que decidas cerrar ese capítulo de tu vida que a cada rato recuerdas, Dios derramará en su debido tiempo las bendiciones que ha preparado para ti (Salmo 138:8).
No olvides eso que te hizo feliz, ni lo que te hizo crecer, porque ahora sabes qué camino tomar: tienes la experiencia que el pasado te dio para que disfrutes al máximo la nueva vida que Dios te ha dado. Sólo fija los ojos en lo que está frente a ti.
¡Bendiciones!
La palabra del Señor es justa; fieles son todas sus obras. Salmo 33:4
¡Por fin… Una nueva publicación! 
Me ha sorprendido lo que Dios ha estado haciendo en mi vida. Estoy agradecida con Dios, pues es tan fiel, que en su debido tiempo ha concedido cada uno de los deseos que tengo. De nuevo, es tanta la emoción que siento, que lo único que hago es agradecer las maravillas que estoy viviendo.
Haz tuya esta promesa: Dios es fiel. Toma su mano y sigue el camino que ha hecho para ti, pues te está esperando. 
Dios lo hizo todo hermoso en el momento apropiado.
Eclesiastés 3:11
Cada una de las bendiciones que Dios tiene para tu vida están listas para que lleguen en el momento preciso… Por el momento, te acabarás las uñas de la impaciencia, pero ¡ten calma! Llegan justo cuando estás listo para disfrutarlas. ¡Prepárate para lo que viene! 
El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13: 4-7

Ayer fue 14 de febrero y muchos pasaron este día expresando mediante obsequios melosos y momentos especiales el amor que sienten… O lo disfrutaron en soledad, pero con un largo maratón de chick flicks que incluía mucho refresco, helado y frituras; o simplemente, como un día cualquiera. 
Si no lo sabes o ya lo habías olvidado, nadie, N A D I E podrá amarte tanto como Dios lo hace. Dios te ama muchísimo a pesar de tu carácter, de tus acciones y te perdona cualquier falta; no te avergüenza en la calle, no te hace llorar, no tarda en contestar cuando lo buscas. Dios te espera a cada momento con el mismo amor que siempre te ha tenido. Dios te ama tanto, que tiene para ti una persona idónea con quien compartirás tu vida; y sí, también te ama tanto, que hará desvanecer los sentimientos que tienes por quien te has enamorado si no está hecho para ti. 
Dios te ama tanto, que siempre te sorprenderá con todas las bendiciones que ha guardado para tu vida. Que hayas tenido un gran día y que sientas todo el amor que Dios siente por tí, sólo debes buscarlo: Él te espera pacientemente. 
No pierdas la bendición que Dios te ha dado por un plato de lentejas. Génesis 25:34
Hace varias publicaciones te platiqué que estaba sirviendo, y gracias a Dios así he seguido. Ese proyecto está a punto de “salir del horno”, para que sea de gran bendición… Y hablando de bendiciones, ya debes saber lo que ocurrió con Esaú y Jacob. Si no lo sabes, te cuento: 
Isaac tuvo dos hijos: Esaú, el mayor y su favorito, un hombre muy peludo -sí, así dice en la Biblia- que se dedicada a la caza y le encantaba estar en el campo; digamos que Esaú era todo un macho alfa: valiente, dominante, varonil, fuerte, competitivo.
El hijo menor era Jacob, el favorito de Rebeca, su mamá, pues era super tranquilo y hogareño; él sí le ayudaba a su mamá en las labores la casa, pues hasta sabía cocinar.
Un día, Esaú regresó a casa cansado de trabajar en el campo, y le pidió a Jacob que le sirviera un plato de lentejas. Jacob le sirve con la condición de entregarle a cambio sus derechos de hijo mayor; pero como Esaú estaba bastante hambriento, cambió su progenitura por el plato de lentejas. Así de sencillo, Esaú perdió todo lo bueno que Dios había destinado para él.
El desenlace de esta historia la encontrarás en el libro de Génesis; pero lo importante es que tú no seas como Esaú, que cambió su bendición por un plato de lentejas, que también puede ser miedo al reto que tienes enfrente, la persona/cosa/pasatiempo que pretende impedir tu avance, o alguien que desea el lugar en que estás. 
No importa si eres el mayor o el menor de tu familia: la oportunidad que se te ha presentado, está totalmente hecha para ti. Dios le colocó tu nombre con un marcador gigante, y con el aviso que dice que sólo la puedes disfrutar tú… No rechaces tu bendición, pues no se compara con nada, ni con un plato de lentejas.   
Deja en manos de Dios todo lo que haces y tus proyectos se harán realidad. Proverbios 16:3
Este es uno de los versículos que deberían estar en tu sección personal de favoritos, ya que… ¡Es una promesa de Dios! Y Dios es fiel: déjale a Él tus planes, confía en Él, obedécele, y verás cómo cada proyecto se realizará. Comienza este año confiando plenamente en la voluntad de Dios.
Lograr mis propósitos… 
Hoy, con el Día de Reyes termina el periodo vacacional que incluyó regalos, comida, descanso; nos desconectamos sin dudar de todo eso que diario nos acelera… Pero debemos volver a la rutina, esos planes que nos esperan para ser materializados, sí, entre ellos están los propósitos.
Cuando Dios creó los cielos, la tierra, la luz, los mares, la vegetación, las estrellas, los animales y al ser humano, lo hizo con orden, cada uno con dedicación para que fuera perfecto y hermoso como tú lo conoces; y cuando terminó, descansó (Génesis 2:3). Dios no tuvo pereza; al contrario, emprendió cada creación con esfuerzo.
Qué mejor ejemplo que el de nuestro Padre Celestial, para saber cómo debemos emprender los propósitos que nos hemos propuesto para este 2014:
Aumentar el promedio escolar.
Entrar en la escuela que deseas
Tener una vida sana y disciplinada, con buenos hábitos.
Conocer nuevos lugares.
Aprender un nuevo idioma.
Tener una mejor relación con tu familia.
Acercarte más a Dios y servirle.
Cada propósito que tienes en mente sólo se logrará con orden y dedicación. Dios hizo perfecta cada creación con constancia: cada objetivo que tienes, se alcanzará comprometiéndote totalmente con él. Claro que habrá momentos difíciles, pero esos te harán perseverante, pues te harán disciplinado y así respetarás el orden, (Romanos 5:3-5) y al final verás cada propósito cumplido. Esfuérzate, que Dios te dio sólo 365 días para honrarlo y agradarle a Él a cada momento.
Que el Señor nuestro Dios nos dé su aprobación y haga que nuestros esfuerzos prosperen. Salmo 90:17

Antes que sea 31 y no tengan tiempo de entrar a Tumblr (ajá…) Aleph Accesorios Infinitos les desea un próspero año nuevo. 
Justo ayer, durante la alabanza en la prédica, me percaté con sorpresa y alegría, que el 2013 sí fue un gran año para mí, debido a que comencé a servir en la iglesia donde me congrego. Sin embargo, la mayoría de las veces que estuve pensando si este año era bueno como yo quería o no, jamás aprecié cómo Dios estaba guiándome hacia dónde Él quería que yo lo enalteciera. Hasta ayer me di cuenta. EPIC FAIL. El punto es que Dios no te colocará en un lugar donde no podrás honrarlo. Si hubiera logrado cada detalle de lo que deseaba sin importar cómo lo obtuviera, no habría vivido las maravillas que en este 2013 Dios hizo en mi vida. En cada evento importante de este año, Dios me guió hacia lo que Él tenía planeado para mi. Mi propósito.  
Todos esas oportunidades que perdiste este año, no se comparan al propósito que Dios tiene para ti. Sólo debes confiar en Él. De niño, cuando probabas el pastel antes de tiempo, había quien te daba un golpecito en la mano para que esperaras; después, te servían una gran rebanada y, si querías otra, te la daban por ser paciente. Así pasa con Dios: espera, tu esfuerzo será remunerado por Él.
Que el 2014 venga con muchas bendiciones para ti y tu familia, que esos planes que quedaron a medias se realicen, que logres tus objetivos en base a la dedicación que le has puesto. Todo lo que has dejado por realizar tus objetivos no se compara a las bendiciones que Dios tiene para ti en todo el 2014.
Recibe un gran, gran abrazo, con cariño. Aleph Accesorios Infinitos te tiene sorpresas para 2014, gracias por seguirnos. Y, sobre todo, te agradecemos que hasta por Tumblr honres la palabra de Dios en tus posts, aprendiendo, compartiendo y poniendo en práctica cada versículo que hemos publicado, para alcanzar a quienes no tienen la dicha de conocer a nuestro Dios, y para hacer de esta generación, una generación de hombres y mujeres que dependan completamente de la voluntad de Dios.
¡Feliz año nuevo!
Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad. Lucas 14:2

¡Ya casi es Navidad! Las vacaciones trajeron los intercambios, los regalos, abrazar a medio mundo porque no lo verás “hasta el otro año” -¡15 días!-, comer hasta que tu estómago te impida bailar… ¡Ah! Además de sonreír mientras recuerdo qué rápido se termina este 2013, me percato que mi concepto de Navidad está dejando de ser el de una celebración hueca, hedonista y comercial.
Debido a unos cuantos errores de dedo mientras se hacía el calendario gregoriano, el nacimiento de Jesucristo se colocó en el 24 de diciembre, haciendo que celebremos la Navidad este día. Así que después de imaginarte diciendo “¡…Pero ya compramos todo para cena!”, te seguiré explicando que la Navidad no sólo se trata de a cuántas fiestas irás en estas vacaciones, qué tan lejos estarás celebrando, cuántas fotos subes a Facebook, Instagram, Twitter (y un largo etc.) en cada bocado que tomas durante la cena. La Navidad -sin importar si en verdad EL DÍA es el 24 o no- se trata de celebrar el nacimiento de quien perdonó cada uno de nuestro amplio repertorio de pecados, de quien te amó a pesar de tus acciones, de quien obedeció a Dios para agradarlo en todo momento, entregando su vida.
Ya habrás visto varios maratones de películas navideñas. Si te enojaste con tu papá/mamá/amigo/hermano, si esa nueva persona que integra tu familia no deja de agradarte por completo, si tu manera de pensar no es igual a la de cierta persona, o no puedes ver a quien te metió en problemas hace un tiempo… Perdónalo y pide perdón. Comparte todo el amor que te ha dado Dios, ayúdalo a cambiar su actitud o malos hábitos de la manera más paciente, házlo sentir tan especial como Dios te ha tratado*.
¡Aleph Accesorios Infinitos te desea Feliz Navidad! 
* Bien… Ahora te reto a que no sólo hagas esto hasta mañana: Házlo cada día. En casa, en la escuela, en el trabajo, en el servicio en la Iglesia. El nacimiento de Jesucristo merece ser celebrada todo el año.
Platiqué en la prédica. Nadie me descubrió.

Pues nada, que te pones a platicar durante la predicación y aseguras que nadie te descubrió en tu importante discusión sobre algo que era -ya, acéptalo- bastante irrelevante. Pero te equivocas: seguramente el pastor ya te tiene ubicado o, si graban la prédica, mejor ni te toman, pues estás en todo menos atento a lo que vas… Ah, ¡pero te encanta sentir la adrenalina y aplaudir sin saber porqué! 
Alguna vez, también me distraje en plena prédica, hasta que descubrí lo molesto que es escuchar los murmuros de alguien. También es bastante penoso que te pregunten de qué versículo están hablando, y que tu contestes: “Fue el… Mmm… Este… Es que no escuché”, mientras hojeas desesperadamente tu biblia -si no la olvidaste en casa… ¡bien!- y te limitas a sonreír como Tobey Maguire en su personaje de Peter Parker, sintiéndose malo en Spiderman 3 cuando el simbionte se une a su traje… Tal vez te causa gracia, pero recuerda que no poner atención, así como interrumpir, es una falta de respeto, y además de molestar a quienes se sentaron a tu alrededor e igualmente al pastor, desagradas a Dios. 
El punto es que, cuando puse atención en la prédica, descubrí todo lo que Dios me dice a través de su palabra: siempre hay palabra que requieres para saber afrontar los retos que se te presentan en el transcurso de la semana. Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo (Eclesiastés 3:1) …Así que, ponte atento durante la prédica; ya al final habrá tiempo para platicar.